esencia

Dicen que el camino más largo es hacia el interior: dura toda la vida. Y que solamente podemos cambiar el mundo si cambiamos por dentro. En realidad, creemos que nos transformamos y lo que hacemos es encontrarnos con nuestra propia esencia. Porque la única tarea del ser humano es SER humano y el propósito de la vida consiste en VIVIR: te invito a ser TÚ, tu ser auténtico.

Páginas

jueves, 9 de diciembre de 2010

Espiritualidad y ciencia

Meditar ya no es cosa de místicos

Willigis Jagger explica que la experiencia mística “sobrepasa los sentidos y la inteligencia”. Pero aclara que ese sobrepasar “no se debe entender como un aumento de la capacidad de los sentidos o de la inteligencia” sino que “se trata más bien de una calidad totalmente nueva de percepción”. Y asegura que “la evolución del ser humano tiende a que este ver místico sea algún día patrimonio de todos. Se trata”, según él, “de ayudar a los hombres a desarrollarse hacia esa nueva dimensión de la conciencia donde se percibe el origen común de toda existencia”. De “expansión de la conciencia” habla ahora la ciencia, el mismo término utilizado desde hace siglos por la mística. “El mundo tal y como lo vemos no es toda la verdad; es una verdad parcial”, confirma este monje benedictino en su obra La oración contemplativa. Por eso, denuncia, “la teología que solo ve lo divino con la mente no puede proporcionar más que una verdad parcial. La especulación teológica es la reflexión de la ola sobre el océano” que tan bien ilustra su libro sobre espiritualidad mística La ola es el mar. “La mística solamente indica que la facultad intelectual no sirve para captar la realidad entera”, dice.

Jagger está convencido de que “los impulsos esenciales para el futuro desarrollo del espíritu partirán de las ciencias naturales” y cree que “se dará un redescubrimiento de la metafísica, pero no originado por los filósofos o los teólogos sino por los físicos y biólogos”.

La cuenta atrás ya ha comenzado. Las tradiciones religiosas hablan del "despertar" refiriéndose al proceso por el cual una persona llega a Dios. Ahora, la ciencia habla de este fenómeno en el sentido de "expansión de la conciencia". Así se utiliza por ejemplo en Atención Plena. Los científicos insisten ya en la importancia de practicar meditación cada día y los trabajos sobre Conciencia Plena han demostrado ya los beneficios de esta práctica. Es algo en lo que grandes líderes espirituales llevan siglos insistiendo y ahora, meditar ya no es cosa de místicos.
 

2 comentarios:

Fer dijo...

Querida María, conicido plenamente y me gustariía agregar que estamos a días o quizás podemos contabilizar en horas el momento en que la ciencia nos acerque a la espiritualidad mas que cualquier otra disciplina o religión.
Ninguna religión ni actividad mística tiene el monopolio, la exclusividad o la franquicia de la espiritualidad. La ciencia y especialmente la nueva neurociencia ya ha desbaratado todas las metodologías (rituales religiosos) observando como se conforma en nuestra red neuronal la actividad o “presencia espiritual”. Ha desvelado que la meditación es la puerta a la espiritualidad y que esta reside en nuestro cerebro. Algo así de prosaico planteaba en mis viejos seminarios cuando afirmaba que la luz que emana de la bombilla eléctrica tiene la misma esencia que la luz divina.
Haciendo alusión a Willigis Jagger, curiosamente la meditación, en cierta forma, anula los sentidos y la inteligencia para entrar en un canal totalmente diferente. Podríamos decir como analogía que los sentidos y la inteligencia son los artilugios para desenvolvernos en la tierra: mapas, GPS, elección de rutas, casas, escuelas, montañas, mares y ríos. En definitiva lo que llamamos el mundo real. Pero la meditación nos proporciona alas para conquistar el cielo y ver todo desde arriba en un transito que supera las dos dimensiones del peatón bipedista. La meditación anula la gravedad que nos retiene, para darnos cabida en un mundo esencial e insustanciado.
Pero la meditación por sencilla que parezca exige una férrea voluntad y la inversión de mucho tiempo. Requiere en muchos casos de escuelas y maestros. Y para algunos hasta de sitios específicos. Iglesias, templos, ashrams, países con tradición (India, Tíbet).
Pero lo novedoso es que ese canal en un conjunto de neuronas que poco tiene que ver con, por ejemplo, las catedrales; mas bien estas existen por imperio de aquellas y luego las catedrales proporcionan un lugar propicio para que esas neuronas se desarrollen.
La cuestión y volviendo al comienzo, es que la neurociencia que abrió la caja de pandora, acerca otras disciplinas científicas y sus tecnologías, neurobiología, genética, informática, nanotecnología, robotica, etc. Que nos llevarán, y cuando digo nos llevaran, me refiero a nosotros, tu y yo y los demás, no hablo de nuestros descendientes a conseguir los efectos de esa meditación por el ordenamiento de esos sistemas neuronales mediante quien sabe que tecnología: un medicamento, un nanorobot, un rayo, una inducción. O la mezcla de todos o alguno de estos. O algo que aun no podemos ni imaginar.
www.homoplus.org

María dijo...

Fer gracias por tu aportación, que me parece bien interesante. Desde luego, lo has explicado mejor que yo, que se me escapa más la parte científica del asunto. A este respecto, recomiendo mucho tu blog, que tengo enlazado en el mío: http://homoplus.org/