esencia

Dicen que el camino más largo es hacia el interior: dura toda la vida. Y que solamente podemos cambiar el mundo si cambiamos por dentro. En realidad, creemos que nos transformamos y lo que hacemos es encontrarnos con nuestra propia esencia. Porque la única tarea del ser humano es SER humano y el propósito de la vida consiste en VIVIR: te invito a ser TÚ, tu ser auténtico.

Páginas

lunes, 23 de mayo de 2011

Desinformando sobre la Spanish Revolution

Análisis del mensaje en algunos medios

Me cuentan que desde algunos medios se está insultando a los miles de personas indignadas que estamos en la calle estos días. He hablado con la Comisión de Comunicación. No se va a entrar al trapo ni a ponerse al mismo nivel. Se va a tratar a todos los medios por igual, ofreciendo la información que soliciten. Curiosamente, de alguna emisora (de las que insultan) todavía nadie se ha pasado por allí. El primer deber periodistico es desplazarse al lugar de los hechos para comprobar lo que está ocurriendo. Y por su puesto, PREGUNTAR a quien se manifiesta qué es lo que está pidiendo. Parece ser que no lo han hecho y, en lugar de INFORMAR, se limitan a OPINAR. Por supuesto, la opinión es libre y todos y todas tenemos derecho a expresar lo que pensamos. Siempre que quede claro que no se trata de información sino de opinión.

Los primeros días después de la manifestación por una Democracia Real Ya, el comienzo del movimiento 15 M y la acampada en Sol, escucho en la radio cosas curiosas como estas. Un presentador de la mañana en PuntoRadio no entiende por qué se magnifica a las redes sociales cuando en España no sólo existe libertad de expresión, sino que cualquiera puede comprar el periódico o llamar a un programa de radio para mostrar su opinión. Estoy de acuerdo en que no se debe magnificar ningún instrumento; ahora bien, suponer que las nuevas generaciones se van a conformar con llamar a un programa de radio y, si te cogen, contar lo que opinas y, si tienes la suerte de que no te corten a medias, expresarte libremente… cuando tienen a su alcance la posibilidad de escribir un blog o difundir por redes sociales todo lo que quieran… es no enterarse de por dónde van las cosas. No le pongo mala intención al periodista; en el mismo programa un tertuliano asegura que tampoco entiende lo de la estructura horizontal cuando siempre es necesario que “alguien” mande y que nada puede funcionar sin estructura vertical. Simplemente, creo que hay quienes están algo despistados acerca de por dónde va el asunto y me da pena que haya quien ni siquiera es capaz de imaginar otra forma de hacer las cosas y, en definitiva, de VIVIR.

El diario ABC habla durante esos días de “los jóvenes abstencionistas”. Curiosamente, la importancia de votar como herramienta de la democracia vigente es algo en lo que se ha insistido hasta la saciedad en las asambleas y la Puerta del Sol está plagada de carteles y pancartas con ese mensaje. Así que lo único que se me ocurre es que, o bien el redactor que escribe las noticias no ha estado en Sol y tampoco ha hablado con ningún portavoz del movimiento; o estando el Sol no ha visto los carteles; o viéndolos, no los ha mirado. No juzgo.

En las calles escucho gritos de “¡Intereconomía miente todo el día!”. Decido comprobar si es verdad. En casa, el sábado 22 de mayo enciendo el televisor y sintonizo esta emisora, que sobre las 20’00 está retransmitiendo en directo desde la Puerta del Sol de Madrid. Primer dato a su favor: quienes informan están en el lugar de los hechos. A las 20’30 comienza el telediario. Me sorprende, en primer lugar, que no abre con información sino con opiniones (juicios de valor, muchos adjetivos…). De las dos retransmisiones me quedo con estos comentarios que me llaman la atención:
  1. Una de las comentaristas asegura, desde uno de los balcones de la Puerta del Sol, que exceptuando la tarde-noche del fin de semana, quienes han acampado son “cuatro gatos” y que incluso los accesos a Sol están prácticamente vacíos. Detrás de ella se ve la plaza abarrotada de gente, que cubre incluso los accesos.
  2. Otro comentarista opina que la concentración tiene algo así como un “tufillo” a fiesta comunista. No sé muy bien a qué se refiere con esto pero me imagino que al aspecto de los asistentes. Delante de cámara van desfilando personas con aspecto de todo tipo: vestidas de manera informal o formal, de estilo clásico o moderno, pijas y hippies, enjoyadas, con rastas o con traje de chaqueta…
  3. También se habla en algún momento de que el ambiente “se caldea”. Detrás de cámara se ve a personas sonrientes, mayores, medianas, bebés, gente con carrito, charlando tranquilamente, paseando y mirando con curiosidad…
  4. Una de las noticias del telediario es que los comerciantes de la zona se quejan de que les han arruinado el negocio. Efectivamente, ha habido quejas. Personalmente, yo no justifico que se empapele ninguna tienda y menos que se entre en ellas o se sabotee la jornada de personas que solamente tratan de ganarse la vida. Ahora bien, me sorprende que el equipo de esta televisión no hayan entrado en otro tipo de establecimientos, que llevan días abarrotados de gente; algunos bares se han inventado incluso ofertas del tipo “pizza y bebida por 6’50”, “bocata y caña por 4’50” y me cuentan que no solo están haciendo “su agosto”, sino que no dan abasto.
  5. La siguiente pieza anuncia que el movimiento se extiende fuera de España: “Europa se moviliza contra el gobierno español”, es el titular. ¿Perdón? Que yo sepa, ni siquiera los españoles se han movilizado contra su gobierno (no creo que les falten razones) ni tampoco contra la oposición. Lo que ha traspasado nuestras fronteras es un movimiento que pide un cambio de sistema.
  6. Por último, se califica “de izquierdas” las reivindicaciones realizadas hasta el momento. Personalmente, diría que muchas de las cosas de las que se están hablando en términos de justicia social y una sociedad más humana son también, por ejemplo, cristianas o humanistas.

El testimonio de este italiano de derechas es la mejor expresión de mi relato.
Me encantaría hacer un análisis exhaustivo de la cobertura de los medios en estas semanas. Sería un gran tema para una investigación universitaria. No tengo tiempo y no pretendo arremeter con ningún medio en particular. Que conste que la labor de los medios audiovisuales no ha sido fácil. He escogido los ejemplos que me han parecido más claros y termino con una reflexión. Desde hace tiempo, los y las periodistas nos quejamos del intrusismo, de los nuevos medios sociales y del llamado periodismo ciudadano. Desde las Asociaciones de la Prensa, por ejemplo, se insiste en que no es lo mismo ejercer la libertad de expresión a la que tiene derecho todo ciudadano que informar. Escribir un blog no tiene porqué ser periodismo (ni siquiera si el autor o autora es periodista). Tampoco es periodista todo aquel que opina. Ya que el profesional de la información tiene la obligación, entre otras cosas, de desplazarse al lugar de los hechos, contrastar la información, acudir a fuentes de primera mano, remitirse a los hechos de la manera más imparcial posible, intentar ser objetivo (en la medida de lo posible, tratándose de un sujeto) o diferenciar información de opinión. Estoy de acuerdo con todo ello. Ahora bien, los colegas que desde algunos medios se limitan a desinformar, mezclar opinión con información, inventarse los hechos o mentir deliberadamente nos hacen un flaco favor al resto de profesionales de la información, que nos quedamos sin argumentos para defender nuestro trabajo.

1 comentario:

María dijo...

Telemadrid ha utilizado imágenes de Grecia para hablar de los disturbios en Barcelona. Además sigue hablando de los y las indignad@s como de "unos cuantos exaltados" que, como dice la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pretenden "obstaculizar el funcionamiento de la política". Y apela a las instituciones para "salvar" a los y las ciudadan@s. No han entendido que son esas mismas estructuras las que están obsoletas y que lo que se pide es un cambio que va más allá de que gobiernen los azules o los rojos.
Su mensaje ha hecho efecto, eso sí. Observo que muchas personas de derechas, que llevan años quejándose de la gestión del gobierno, del paro, de la crisis... siguen en casa sin salir a la calle a protestar.
Que el movimiento no gire hacia un lado ni a otro y sea plural depende, entre otras cosas, de que haya diversidad de opiniones dentro del mismo.
En cuanto a los medios, una vez más, reitero que no basta ya con contrastar ideologías sino que, en esta ocasión, hay que acudir a los "social media" para componerse un panorama general de los hechos.