esencia

Dicen que el camino más largo es hacia el interior: dura toda la vida. Y que solamente podemos cambiar el mundo si cambiamos por dentro. En realidad, creemos que nos transformamos y lo que hacemos es encontrarnos con nuestra propia esencia. Porque la única tarea del ser humano es SER humano y el propósito de la vida consiste en VIVIR: te invito a ser TÚ, tu ser auténtico.

Páginas

lunes, 5 de diciembre de 2011

Campañas contra las pseudociencias

Cambiar el mundo en un solo clic 

En este mundo en el que hasta los alumnos de la cátedra de Introducción a la Economía de la Universidad Harvard se han revelado para exigir nuevas perspectivas académicas y denunciar que tienen "muy poco acceso a aproximaciones económicas alternativas", en el que pedimos un modelo económico alternativo, modos de vida alternativos y sostenibles, sistemas políticos alternativos... asistimos a la puesta en marcha de varias campañas contra las pseudociencias y diversas disciplinas "alternativas".
 
La Asociación Española de Comunicación Científica ha emitido un comunicado en el que se manifiesta contra los cada más numerosos cursos de contenido pseudocientífico en las universidades españolas tras la iniciativa de Alberto Fernández (bloguero de "Cerebros no Lavados") de protestar en Actuable ante la inclusión de un curso en la Universitat de Girona sobre "Salud y Armonía del Hábitat". Según el diario El País, el posgrado, orientado a arquitectos y diseñadores de interiores y apoyado por la Agrupación de Arquitectura y Sostenibilidad del Colegio de Arquitectos de Barcelona, "partía del estudio del electromagnetismo y los efectos de los campos electromagnéticos sobre la salud". La AECC critica la presencia de ciertas disciplinas "disfrazadas de ciencia" en los currículos académicos y habla de "actividades o conocimientos que no han demostrado su efectividad ni tienen investigación rigurosa o permiten el análisis crítico y desde la razón". Estas disciplinas, que "nunca han sido demostradas", son "charlatanerías" y "palabrería barata" o "supersticiones pseudointelectuales" para algunos, mientras que el departamento de Arquitectura e Ingeniería de la Construcción, del que forma parte el coordinador del curso, defiende la base científica del postgrado y asegura que "hay bibliografía sobre el tema y artículos publicados en revistas contrastadas"

Me consta el excelente trabajo de Francisco Polo a cargo de esta plataforma y estoy de acuerdo con la mayoría de las campañas que se han puesto en marcha hasta ahora desde Actuable. El mismo día que escribo esto me adhiero a la campaña "por la opción de tener un parto domiciliario amparado por la Seguridad Social española". Una de cal y otra de arena. Sin embargo, me temo que con la facilidad de cambiar las cosas "en un solo clic", en ocasiones erramos (y entono el mea culpa, yo la primera) al difundir textos que no hemos leido, hablar de lo que no sabemos o "meter todo en el mismo saco". 

En esta ocasión, me temo que hemos caido en en error de, como dice un tal Kalikrates en un comentario al artículo publicado por el diario El Mundo, "mezclar churras con merinas". Porque bajo el paraguas de la evidencia científica, en estos días se ha puesto en duda hasta la utilidad de la filosofía, el arte o la poesía. Y bajo la etiqueta de "pseudociencias" se está hablando de algunas disciplinas que, ni son ciencia, ni deberían pretender serlo, aun en el caso de que se trate de excelentes herramientas para mejorar nuestro bienestar, sanar patologías, hacernos seres más equilibrados y, en definitiva, contribuir a nuestra felicidad. Algunas de las cuales, a pesar de la falta de investigación rigurosa, sí han demostrado su efectividad, por ejemplo en el ámbito sanitario.

Uni Laica ha denunciado incluso la creación de la Cátedra de Teología en la Universidad de Granada, pidiendo su eliminación. Un tal Aldous recuerda en un comentario al citado artículo que teología "es el estudio objetivo y empírico de los conceptos relacionados con las distintas divinidades, sin entrar a valorar la validez de las mismas pero siempre siguiendo métodos racionales no empíricos y análisis conceptuales".

También ha comenzado otra recogida de firmas contra la Facultad de Psicología de la UGR, que otorgaba 8 créditos por la asistencia a un curso pseudocientífico de "formación en constelaciones familiares". Sobre esta técnica de la terapia sistémica preparo un post a falta de documentarme mejor. 

Y en estos días ha levantado polvareda el libro que ha editado el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba sobre la "Sábana Santa" coordinado por Alberto Villar, hermano mayor de la cofradía Universitaria de Córdoba. La Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia acogerá el próximo mes de abril el "Primer Congreso Internacional sobre la Sábana Santa en España". El blog "La lista de la vergüenza" lo califica de "acto de carácter supersticioso y pseudocientífico".

Otra campaña puesta en marcha en esta "cruzada contra las pseudociencias en la universidad" ha sido contra la Universidad de Alcalá de Henares por incluir el curso "Especialización en Aplicaciones Terapéuticas del Qi-Gong", considerada una técnica "que no ha demostrado científicamente su validez terapéutica". En la campaña se recuerda que "la esperanza de vida media actual se debe a que tenemos una medicina basada en ciencia, es decir, en un conocimiento basado en la evidencia" y se denuncia que "los fundamentos del Qi-Gong se arraigan en el concepto de Chi, es decir, una energía vital según la tradición oriental. Pero la tradición no es ciencia". De hecho, "no hay estudios en la literatura científica que avalen la existencia del Chi. Si la medicina ha avanzado es gracias a que se basa en pruebas y no en un compendio de tradiciones aglutinadas de forma acrílica". Se asegura que esta disciplina "no ha demostrado su efectividad ni tienen investigación rigurosa que la respalde".

Mi aportación en este punto es que la eficacia del chi-kung la puede comprobar cada cual practicando y ver si mejora su forma física o su estado mental. Acerca de su eficacia terapeútica son los profesionales que la están aplicando quienes podrán corroborar sus efectos en pacientes, que hasta donde yo sé están resultando bastante positivos. Y ambas experiencias son independientes de -a la vez que compatibles con- las creencias de cada cual en Dios o la energía universal. Dejemos que la ciencia nos demuestre si existe o no la energía, ya que cada avance científico supone un paso adelante para la humanidad que, por su parte, sigue intentando APRENDER A VIVIR. 

2 comentarios:

ALICE LEMON TREE dijo...

Muy bueno, María! si necesitas algún dato sobre constelaciones yo acabo de hacer un curso. besos

Nicolás dijo...

no entiendo ¿atacas o defiendes a la pseudociencia?, un conocimiento es científico (experimentalmente) si y sólo si es contrastable y no es incompatible con lo ya establecido como ciencia. Ahora si un conocimiento dice que aún no se tienen los instrumentos para probar los enunciados particulares que se deducen de sus hipótesis, y sin embargo contradicen el grueso del conocimiento científico, entonces se rechaza como no científico y si aún se persiste en quererlo hacer pasar por ciencia, entonces es llamado pseudociencia. Dicho lo anterior, eso último de que dijiste de que cada cual pruebe, el chi o lo que sea como se llame esa porquería, me parece una defensa a los charlatanes, por favor se clara y explica qué es lo que buscas defender o atacar a los charlatanes. Aunque como practicas meditación, creo que te encantan los timos esos.